domingo, 17 de junio de 2012

A veces


Algunos días, dudo,
cuando el sueño y la mañana se confunden.

Entre claros que entran por la ventana
y nubes, que pasan.

El pecado es dudar.

6 comentarios:

Auroratris dijo...

Cortito pero certero: el pecado es dudar. Un saludo

MAITE N. dijo...

Ay las dudas Juan, a veces nos atormetan, pero más que ellas, lo peor es el miedo, ese el es que nos impide hacer cosas, las dudas no son más que la consecuencia de miedo a equivocarnos.
Besos Juanillo.

Analogías dijo...

Dudo luego existo...¿no? Qué acertado, Juan.

Luis García dijo...

La duda es parte existencial y parte neutra.
La duda es apasionante, escribía Wilde.

Un saludo, amigo.

John Sereira elturiferario dijo...

Gracias, amigas.
No se siembran dudas, se recogen ayudas, allá donde nazcan y crezcan.

También así el todo resulta mayor que la suma de las individualidades.

"Hay otros mundos, pero están en éste".
(No recuerdo de dónde copié esta cita, pero me conviene...)

John Sereira elturiferario dijo...

Me quedo con lo de apasionante, Luis.