miércoles, 15 de diciembre de 2010

Amigos

Desde luego, no eran dos amigos corrientes.
Y tiempo hacía que no se veían.
Bastantes años. Antes de que existiera facebook...

Esperando a la familia del anfitrión, para la cena, finalmente el visitante se interesó:

- A sí que te casaste...
- En un rato conocerás el motivo. Y a mis tres hijas...
- ¡Caramba! Que no pensé que hiciera tanto tiempo...
- Pues la cuenta sale.
- ¿Qué edad tiene tus hijas?

Desde luego que eran raros, que no valía una respuesta sencilla:

- Pues verás, multiplicando sus edades, resulta treinta y seis.
- Bonita cifra, y...
- ... y Si las sumas, las edades, obtienes el número de la casa de enfrente.

El visitante meditó sobre la cifra que pudo ver, tras los visillos, marcado en el portal de enfrente.
Enseguida se percató:

-¡Claro!. Pero falta un dato...
- Es verdad - admitió el padre-. La mayor estudia piano...
- Bonita ocupación...

(...)

Y siguieron con otra cosa, ya que el problema aritmético quedó resuelto.

La cuestión es saber, con estos datos, suficientes y necesarios, qué edades tenían las chicas. Y de qué forma lo pudo deducir el visitante...

2 comentarios:

castelo dijo...

Joder, para pensar estoy yo....ademas, siempre suspendia las mates, Juan. No tienes precio con las adivinanzas, eh?.

John Sereira dijo...

Gracias amigo.
Los mejores deseos.
Baci, para repartirlos...