miércoles, 22 de agosto de 2012

No me ofrezcas un pez para comer


Ya asumida, creo, la idea de "No regales un pez, que te sobra; Enséñame a pescar"

En la misma línea, no me ofrezcas que me adhiera a tu denuncia; Enséñame a denunciar,

No me impongas tu pensamiento, enséñame a discernir, a decidir por mi cuenta.

No intentes llevarme al huerto de tu Panacea, permite que la compartamos en discusión igual.
Tu alternativa, lo sabes, contiene opciones que no me muestras.

Los euros, como cualquier convenio, sólo tienen valor para quien acepta ese cambio.

No son sólo dos partes...

La amenaza es sólo una forma, que tiene opciones de vida paralela.

Y un arma de doble filo...

Quien tenga oídos, oiga.

4 comentarios:

Luis García dijo...

Muy fino, directo. Buenas frases, reflexiones... hacía tiempo que no encontraba tanta claridad en un viejo refrán.
Un abrazo, amigo

John Sereira elturiferario dijo...

Un saludo, Luis. Desde luego, sirven para quien es receptivo. Y seguramente lo sabe hacer mejor :)

leviathan23air dijo...

Exacto. Nos han enseñado mal a propósito para que dependamos de ellos. Dan pan... a ver si les devolvemos hostias.
Un placer, leerte. Saludos, turi.

John Sereira elturiferario dijo...

Saludos, Levi.
En la distancia corta, te expresas mejor que yo.
Habrá detalles, formas, sutilezas... Al fin, viajamos en el mismo bajel, me alegra eso :)
Me gusta la bandera, el mascarón de proa, el bauprés.
Nos encontraremos, a proa, con similares tormentas.
O sea, gracias, que me encontraré en buena compañía :)