sábado, 4 de septiembre de 2010

Complicidad

¿Y cómo pensar que no dejaron huellas las heridas que cauterizó la espada ardiente?
Mi mejor sonrisa, es para ti.
Es sonrisa cómplice, de quien sabe que el camino del cielo nunca pasó por Roma.
Que el Finisterre eligió a Santiago.
Donde los peregrinos buscan su mar, y sus placeres. Y la Visa es global.

 
(Septiembre 2010)

No hay comentarios: